29.9.07

¡Oh primavera, mi primavera!

"Para los romanos sólo había dos estaciones: una muy prolongada y la otra, breve. La primera estaba compuesta por la suma de lo que hoy llamamos primavera, verano y otoño, mientras que la estación más breve era el hibernum tempus. La estación más prolongada se llamaba ver, veris, palabra que dio lugar a nuestro verano, pero en determinado momento el comienzo de esta estación se llamó primo vere (primer verano) y más tarde, prima vera, de donde salió nuestra primavera, mientras que la época más calurosa tomó el nombre de veranum tempus (verano)"(tomado de el castellano.org)

No solo la palabra es bella sino todo lo que la rodea, la brisa cálida, la vestimenta, el perfume del ambiente.
Y los zapatos, por supuesto.




27.9.07

Una historia de "sentido común".

Venkatesh Gunti es un hombre delgado de 30 años con bigote recortado que nació en una familia dalit de Medipalli, un conjunto de casas color pastel ubicada en las ondulantes colinas del estado de Andhra Pradesh. Desde su adolescencia, con frecuencia oraba en la iglesia Zion del pueblo, establecida por misioneros sudafricanos. Hace tres años, encontró un codiciado empleo que le habría permitido escapar de la miseria de la vida rural, como conserje de un colegio del gobierno en el pueblo de Bhongir.

El trabajo estaba reservado para un dalit, y Gunti tenía que presentar un certificado de "casta inferior": algo que creyó una mera formalidad.

Pero cuando Gunti solicitó el documento en la oficina recaudadora local, un burócrata, recuerda Gunti, se lo negó. De acuerdo con reportes presentados por el secretario del pueblo, Gunti asistía regularmente a la iglesia y, por ende, ya no tenía derecho al estatus de "casta inferior". No obtuvo el empleo y tuvo que quedarse en el pueblo, ganándose la vida como trabajador manual.

Para recuperar los beneficios de la acción afirmativa, Gunti dijo:

si te interesa sigue leyendo en: sentido común.

26.9.07

Semillas del pehuen ( araucaria).

Heredé una pequeña araucaria sembrada en un macetero.
Para verla crecer había que armarse de paciencia oriental, la tuve cerca de cinco años y apenas se desarrolló un par de centímetros. Con el cambio de casa, otro clima y otras aguas, se fue marchitando hasta secarse. Lamenté la pérdida de un árbol tan característico entre nosotros.

Toda una historia tiene el pehuén.
Cuando estudiaba en Temuco podía verlos por todos lados, en los cerros, en la cordillera, aquella ciudad es un mundo exuberante de todo tipo de verdes. El solo placer de caminar aspirando todo tipo de perfumes es una regalo para los sentidos, contrario a Santiago que se huele gran cantidad de humo, en especial a eso de las 18 h, hora donde se concentra todo el regreso a casa (conste, no me estoy quejando, solo comparo).


Lo que más me gusta del pehuén es su semilla, los piñones, así en plural porque son muchos, el árbol es dadivoso como todo en esa región, en especial en Conguillío, lugar preferido de mi amiga Sonia que lo relaciona con el paraíso y sin duda la comparación es muy acertada.

Aquí va la receta típica de los piñones, nada mejor que comerlos en familia, una tarde de invierno jugando al ludo, al carioca o a las damas, estufa encendida previamente y unos sabrosos mates.

¡Qué perspectiva! Le dejo porque a falta de piñones me voy a tomar un matecito con menta que está de miedo.


**********************

Hoy es un día muy especial, un saludo a Daniela y Luis.

Nos sentimos felices en su alegría y rogamos a Dios les ayude en su nueva vida juntos.

Un beso con amor.

25.9.07

Semillas del avellano.

Hace algunos días viajé a Chillán.
El Mercado está cada vez más exuberante, lleno de colorido y olores que solo se dan en el Sur. Me fui directo a buscar harina de avellana y no encontré a la anciana que por años estuvo en el mismo lugar.
Trae longanizas, me dicen mis amigas, pero a mí en particular prefiero las semillas, los digüeñes, y por supuesto, la sabrosa harina fresca.

Recuerdo mi primer banyo. De madera de avellano, según mi profe, el mejor sonido. Tenía un tono ronquito, medio dulzón y melancólico. Cuando me desprendí de él -tú sabes, las cosas van cambiando-, fue como si se hubiese marchado un amigo y de esas penas sí que sé harto.

Allá están los altos avellanos, en el Sur de Chile, con sus pequeñas semillas que tienen mil propiedades, allí anidan las aves que regalan música y vida, descanso. Quizá añoro caminar por Gorbea, para los sureños siempre el paisaje determina los sueños, ensancha las visiones, hace arder la poesía. Los mejores poetas son del Sur, fueron criados con ulpo y leche al pie de la vaca.

Si quieres saber más de lo benditas que son las avellanas y su magnífico aceite, aquí van algunas direcciones.


euroresidentes.com/Alimentos/frutos-secos/avellanas.htm

propiedadesdelaceite.jaimaalkauzar



24.9.07

Semillas de girasoles.

Alguna vez leí que las semillas de maravilla (en otros lugares se les llama girasol) eran buenas para prevenir problemas cardiovasculares.
Re-diez, pensar y ponerme a pelar semillas fue todo uno.

La historia contaba que en un pueblo todas las tardes los vecinos se sentaban a tomar el sol y el suelo quedaba regado de cascarillas.

Ninguno moría joven, salvo si era muy loco para conducir o lo hacía en estado de ebriedad, como esos chilenos porfiados que no quieren pasarle las llaves a la persona sobria y terminan enteros quebrados.

Los habitantes de H. murieron de causas ajenas al colesterol, corazón y similares.


Lo que prueba los beneficios imponderables del girasol. Aparte de su belleza, que eso da para otro post.

Cuando niña me entretenía elegir las semillas más grandes y pelarlas una por una mientras miraba mi programa favorito. Era un ejercicio que abandonamos por esto de la modernidad, la falta de tiempo y lo banal de la tv.




Para leer un poco:

enbuenasmanos.com



21.9.07

En honor a C., solo una mujer que ha muerto.

"Haznos saber qué debemos responderle, pues debido a nuestra oscuridad no tenemos argumentos." (libro de Job)



Hay palabras que se me quedan atrapadas en la garganta.
Palabras que me ahogan.
No sé qué responder porque las palabras están desordenadas, como las de un ebrio que vaga sin rumbo susurrando lo que ni él mismo comprende.

¿Cómo argumentar con Dios?

¿Cómo llegar hasta su oído y lograr una respuesta?
La ignorancia impide que ordene las ideas, van de una frase a otra, a veces lineales, a veces en círculos concéntricos, buscan la salida pero el camino tiene múltiples obstáculos, los prejuicios, los traumas, las humillaciones, los agravios, los miedos, las ofensas.

¿Puede desasirse de todo lo que ata al ser humano para presentarse sin mancha delante de Su majestad sin correr el riesgo de ser consumido por el fuego abrasador?
¿Por qué arriesgarse a ofender sin razones válidas?

Hoy murió una chica.

Eso.
Simplemente una mujer adicta que fue atacada en una madrugada de las largas fiestas patrias. Que viva la patria que muere, vamos a ver, vamos a ver.

Y las palabras me ahogan hasta convertirse en puñales, en lucha, en acero, en lágrimas, al fin, siempre vuelven los ojos a salvar el estallido del corazón.

La pena turba un poco, disculpen.

20.9.07

La puerta.



" He aquí el amor.
Repito:
He aquí el amor.

Pero mejor hablaremos de esta puerta.

Una puerta es una puerta

a la que yo golpeo día y noche,

a la que yo golpeo día y noche,

a la que yo golpeo día y noche.

Y aunque nadie responda,

y aunque nadie responda,

y aunque nadie responda,

el aire es el aire de todos los días,

las plantas son verdes como siempre,

y el mismo cielo esférico me envuelve

lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo.

¿Pero, qué puedo yo decir del amor?

¿Qué puedo yo decir del amor?

¿Qué puedo yo decir del amor?

En cambio, esta puerta es indudable;

por ella entro y salgo día y noche

hacia los verdes campos que me esperan,

hacia el mismo cielo esférico y perenne.



¿Pero qué puedo yo decir del amor?

¿Qué puedo yo decir del amor?

¿Qué puedo yo decir del amor?

Mejor sigo hablando de esta puerta. "


(texto de: jorge eduardo eielson)

19.9.07

Escribir sobre Chile.

Siete de la mañana. Amanece en Santiago de Chile. Las calles absolutamente desiertas después de cinco días de farra (con sus respectivas noches).

Carlos Franz hace un retrato de Chile, en Letras Libres, bastante cercano a la realidad, aunque jamás ningún escritor podría capturar todo lo que de verdad significa "la realidad" de un lugar, una cultura o ese ambiguo sentimiento que nos recorre en estas fechas donde casi todos sentimos esa desmedida devoción por lo típico chileno, llámese empanadas, rodeo, volantines, palo encebado, rayuela, banderas, banderitas, oh, la tricolor que alguna vez -como la Cecilia Bolocco- ganó un concurso de la bandera más bella (¿en todos los países se contará este cuento?).

Transito veredas donde duermen ebrios que entre sueños balbucean palabras del recién pasado goce. Por un momento olvidaron su insignificante vida, sus frustrados sueños, su exigente horario y -nunca puede faltar-, las penas del Transantiago.

Borrachos y borrachas, algunos endrogados luciendo sus pintas dieciocheras. ¿Existe todavía esa costumbre de comprar ropa para estas fiestas? Algunos lucen zapatos de buena marca, otras exhiben las piernas al sol de la mañana con cierta obscenidad propia de la alucinación que trasmite la noche sin que puedan ordenar sus pensamientos.

No siento pena como en otras ocasiones. Tal vez por lo repetido de la escena.

Sólo curiosidad.

Una curiosidad casi científica. ¿Qué noche fue la que hizo nacer este amanecer? ¿En qué oscuros rincones se corrió el maquillaje? ¿Por qué beben hasta quedar tirados sin pudor? ¿Hay una especie de felicidad en tanto desenfreno? Y si así es ¿por qué esa muchacha llora con angustia llamando a su padre?


18.9.07

Patria.



"Dichosa la nación que tiene a Dios como su Señor."

(Salmos 33:12)



15.9.07

Lo primero es lo primero.

Todo puede esperar.
Lo que no puede esperar es
una palabra de acción de gracias al despertar.


(fotografía de amanecer :karl -jodef hildenbrand para agencia efe)

12.9.07

Lo que queda de un día.

Descorro la cortina y doy gracias a Dios.

Ahí está el sol y las pequeñas -ínfimas todavía- yemas en los árboles.

Lentamente van apareciendo los colores y pronto guardaré el chaquetón negro que me ha acompañado todos estos meses. Esa sola perspectiva me da bienestar. Un minuto más aspirando el aire con la ventana abierta, un momento inigualable que no se repite a menudo. Los loros tricahues que según algunos se han constituido en una plaga, vuelan y gritan escandalosamente.

Otra vez los picaflores en el abutilon.
Curiosamente anoche el aire estaba picante, las bombas lacrimógenas extendieron su efecto en toda el área. Hoy todos los noticieros relatan la muerte de un carabinero, cientos de detenidos y algunos heridos. Ha sido otra noche de once de septiembre, nefasta como todas, peor aún, se nos ha hecho habitual esta aceptación de violencia recóndita que aflora en la oscuridad. Al día siguiente cuando aparece el sol pareciera que somos todos hermanos. ¿Cuál es la verdad? ¿Cómo somos cuando pensamos que nadie nos ve? ¿Quiénes somos en realidad?

Quisiera vivir este día de sol como lo que es, un día de sol, presagio del tiempo cálido, de olores que se confunden unos con otros y suelen ser una muestra experimental de almizcle. A veces quisiera convertirme en perfumista. He hecho algunos intentos con pétalos de rosas o con aceites esenciales que adquirí en la Hanemman, pero no soy constante. Hay que tener tiempo y capital para crear cualquier cosa que a una se le ocurra. Y a veces no se reúnen los elementos. Pero el intento vale para mí.

11.9.07

Fotografía de Prensa.

La Unión de Reporteros Gráficos y Camarógrafos de Chile realizó el tradicional “Concurso Nacional de Fotografía de Prensa”, el cual reunió las mejores imágenes del género captadas el año 2006 por los profesionales chilenos y extranjeros que trabajan en el país, así como las obras de fotógrafos chilenos que residen en el exterior.

Esta corresponde a:
Naturaleza, medio ambiente, ciencia y tecnología:
1er Lugar, Claudio Santana
Esquila de ovejas en la precordillera de la Región Metropolitana. Alrededor de una semana ocupa un grupo de habitantes de la localidad de Los Maitenes, a 40 Km. de Santiago, en la zona del Cajón del Maipo, en esquilar a casi alrededor de 1600 ovejas de diferentes propietarios.



(fuente: emol.com)

9.9.07

Preguntas (3)

¿Cómo olvidar lo que has hecho Tú por mí,
si viniste a mi encuentro en mi noche ?
Señor, ¿cómo olvidarte?
¿Cómo olvidar lo que has hecho Tú por mí,
si cambiaste mi tristeza y aflicción
en un cantar para Ti ?
¿Cómo olvidar?

Mientras tengan luz mis ojos te amaré, Señor,
mientras quede sangre en mí yo te daré loor,
mientras quede en mi aliento
te tendré que alabar
¿Cómo olvidar lo que has hecho Tú, Señor?

Mientras viva cantare de tu grandeza,
mientras tenga voz te alabará mi boca,
mientras tenga corazón mis labios te alabarán,
mientras viva yo, las piedras no hablarán.

(marcos vidal, para escuchar el midi aquí;)


1.9.07

Preguntas (1)

"Si corriendo con los de a pie terminaste agotado
¿cómo competirás con los caballos?"



Palabras que Dios dijo al profeta Jeremías.

Hoy las dedico, modestamente a L.S., con afecto.

(texto tomado de 365 preguntas,
de bob peters es la ilustración)