6.12.08

Mujeres (parte 2)

Mi amiga de milicia sufre dolores.
Allá lejos, pasará las fiestas por primera vez en un lugar alejado de su familia, donde no se cantan villancicos y el nacimiento de Jesús no es una celebración.


¡Ah, mi niña hermosa! Aquí rogaremos por ti y sabemos que el Padre te dará su preciosa compañía, mucho más grande y gloriosa que cualquier ser humano pueda dar.
Recuerdo al apóstol Pablo en una circunstancia parecida y él escribe:

"Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.

Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte."

1 comentario:

Gusmar Sosa dijo...

Desde aquí saludos para tu amiga.