3.12.08

Mujeres (parte 1)

Abandoné el arte de la literatura.
Renuncié a Borges para siempre.
Renuncié a la biblioteca y sus tesoros.
A las librerías.
Hoy pasé por una librería y -como los ebrios frente a una vitrina de licores- sentí un leve mareo.
Es que no es tan simple.
Renuncié a la intelectualidad.

Quiero irt por otra variante en el camino.
Tareas distintas que requieren dedicación, tiempo, paciencia, tiempo, amor, tiempo.
No sé exactamente a dónde me llevará y cuánto resistiré. Ruego a Dios me dé la disciplina para hacerlo.

¿Por qué renunciar?, me pregunta una amiga. La literatura no es incompatible con nada, me arguye. Pero toda pasión es incompatible con otra. Cada día caminas por un solo camino, no puedes hacerlo simultáneamente por dos o tres.
(Una vez conocí un hombre que cantaba en los buses (cuando no era Transantiago) y podía sacar de su garganta dos o tres sonidos simultáneos y era todo un espectáculo. Una rareza. )

Yo soy normal y me muevo en la media chilena. No soy genio. Y a pesar de ello quiero ser consecuente con el trabajo que se me ha ofrecido.

Por ahora empiezo con lo que me inquieta: las mujeres.
Una mujer camina con su hijo en su aldea, cerca de Goz Beida, donde las Fuerzas de Defensa de Irlanda llevó a cabo un patrullaje de rutina, Chad 21 de noviembre de 2008. La foto es de Cillian Kelly.

Mujeres. Ese es el tema, mujeres necesitadas, golpeadas, abandonadas, mujeres que buscan una ayuda.
Espero estar ahí.

1 comentario:

AleMamá dijo...

Al menos estarás de vez en cuando en el blog, ¿no? sí, se necesita tiempo y eso no se consigue con dinero....es el verdadero límite que nos marca lo poco que somos.

Que te vaya bien en tus proyectos. Son magnánimos, audaces, importantes, bellos.

Un beso con mucho cariño