24.10.08

Reciklar.


No se necesita ser ecologista.

Ni ambientalista.

Ni de Green Peace.

O del Partido Verde.

Ni defensora de las ballenas.

Solo se necesita un mínimo de sentido común.

Todo es reciclable.

Eso de “polvo eres…” no es un mito.

Con unas amigas estamos trabajando en eso, hobby será, pero no es nada light.

El vidrio a los contenedores de Coaniquem ( no necesito hacerles una apología porque sus obras les siguen)

Las bolsas plásticas (mínimas posibles) re utilizadas hasta que se pueda.

El papel para todo, aparte de leerlo, hacer manualidades, forrar madera, limpiar vidrios, rehacerlo, además compartirlo. Compartir el periódico, las revistas, los libros, prestar sin timidez, regalar sin moderación.

Ni un día de mi vida, desde que aprendí a leer me ha faltado un libro y conste que he perdido DOS bibliotecas, no me pregunten cómo que son historias muy largas para este espacio.

Reciclar no solo ayuda al ambiente, nos desarrolla la creatividad, nos proporciona el placer de regalar algo personal, y de pasada, reciclamos el cerebro, nos ahorramos unos pesos, con los tiempos que corren no sabemos qué tan útiles pueden llegar a ser.

(la foto: zapatos reciclados del griego nikos floros)

No hay comentarios.: