19.10.07

Cartas (1)

Ayer recibí una carta.

Si esta frase la hubiera escrito hace 10 años no tendría novedad ninguna.
Pero hoy es totalmente inusual.
Casi de colección, no, de museo más bien.
El cartero ya no entrega sobres de color crema y letra manuscrita, tal vez suena hasta anticuado decir que alguien puede darse el trabajo de escribir a mano, comprar un sobre de color delicado, ir hasta la oficina de correos y pagar por el envío, cuando es tan sencillo sentarse frente al ordenador, teclear unos minutos -si te equivocas puedes corregir sin dramas ¿alguien se acuerda de la goma de borrar?- y luego de hacer un enter el mensaje voló y en unos minutos llega a destino, aun cuando esté a miles de kms.

El cartero apenas nos entrega unos sobres plásticos con cobranzas, agua, luz, fono, una que otra promoción, alguna misiva en serie de algún candidato, en fin, nada especial como este sobre que tengo en mis manos.

Color verde claro, con una estampilla de un país que me hace soñar, India.

¿No sueñas tú también que algún día viajarás a Bombay, Katmandú o Delhi?
En el interior un cariñoso saludo con letra menuda y pareja, buena ortografía, delicado el contenido. Nostalgia incluida de su parte. Es natural cuando estás tan lejos de la patria, costumbres tan distintas, clima tórrido, a veces soledad.

Recuerdo a D. con su sari y ese color aceitunado que se va adquiriendo a medida que pasa el tiempo.
Con todo lo maravilloso de India, la belleza y la pobreza, D. añora el pequeño y provinciano Chile.


(el detalle es de manish arora)

No hay comentarios.: