27.3.07

¡Fragil!

Cuando vemos con claridad nunca pensamos que las nubes pueden cubrir el sol.

Cuando caminamos erguidos no se nos pasa por la cabeza que usaremos bastón, muletas o, lo peor, silla de ruedas.

Cuando escribimos con rapidez y exactitud, las manos una extensión del pensamiento, no pensamos en dolores musculares o en artritis invalidante.

Nunca pensamos en dolores, como si la juventud fuese eterna, forever young, como dice Dylan.


Nos reímos muchas veces con algunas amigas.

Friéguese con el carnet, dicen.

Sufre de "sejuela", y una risa alegre nos une.


Pues hoy me ha tocado, la que se creía inmune, protegida por una luminosidad del cielo en los ojos. La claridad sin nubes ni sombras ha venido a ser como ese sol que apenas se distingue.


Camino con mis ojos empañados, reposo absoluto, nada de ejercicios bruscos, poca lectura. Es lo que ha dicho la "ojóloga".


Cierro los ojos y, tremendista como soy, pienso en los ciegos, recuerdo la lectura de Saramago y me imagino cómo será la oscuridad.

5 comentarios:

Alemama dijo...

Pienso mucho en lo que dices. Debe ser porque he comprobado lo que dices en mi o en cercanos. (Mi padre esta casi ciego)

Orare por ti, y muchas veces lo he hecho, pues tenemos mucho en comun, y te pedire lo mismo cuando puedas. Te siento muy cerca, Toyita, ojala me tengas enterad de tu recuperacion.

Siempre pienso que Dios nos habla en cada acontecimiento. Solo hay que preguntarle que nos quiere decir.

No tengo acentos aca, no es falta de ortografia.

Te quiero un poco mas ya que estas sufriendo, animo, amiga.

Ecazes dijo...

Pediremos.
Un abrazo en el Crucificado

alida dijo...

El animo es lo principal, eso lo veo en ti porque estas motivada a escribir.
Tendré en mis oraciones
Un abrazo fuerte

benjamin1974© dijo...

Que tu refugio sea la Roca Eterna... Estare pidiendo por vos... en el Muro de los Lamentos... se que El Eterno escucha y responde nuestras suplicas.

ojo humano dijo...

Gracias de corazón. Ruego a Dios te dé la claridad del cielo en tu mirada.
Por ahora, hasta pronto. Les aprecio y doy gracias a que alguien ruega por mí.