19.7.07

¿Cree usted que hay vida fuera del Centro Comercial?

No me gusta mucho la sátira.

Pero a veces el ingenio rompe el prejuicio. Esta columna me ha parecido de una imaginación tal que no puedo negarle su gracia.

Para reír, llorar, no sé; tal vez las dos cosas.



"2.- ¿Cree usted que hay vida fuera del Centro Comercial?


a) Rudimentaria e infrahumana.

b) La ciencia no ha podido establecerlo con seguridad.

c) Sí, pero afortunadamente nuestros misiles están acabando con ella.

d) Cuando compro no me hago preguntas."


3.- Según un reciente estudio, en los próximos 50 años habrá que reducir la población mundial en 4.350 millones de personas si queremos seguir manteniendo nuestro actual nivel de crecimiento y consumo. Según usted, ¿qué criterio debería aplicarse para escoger a los afectados por este recorte demográfico?


a) Por sorteo.

b) Según el poder adquisitivo: las nóminas más bajas y los parados consumen desgraciadamente muy poco.

c) Deben decidir los más racionales y desinteresados; es decir, Europa y EEUU.

d) El mercado se ocupará por sí solo de hacer la selección.


4.- ¿Qué es lo que más le gusta a usted del Museo del Prado?


a) Los sándwiches de la cafetería.

b) Que se pueden comprar postales.

c) Que me recuerda un poco a IKEA.

d) No voy nunca. Prefiero los parques de atracciones.



Sigue leyendo aquí: consume hasta morir.


la foto wka-clarinet.org

5 comentarios:

Aurelio Asiain dijo...

Gracias por las visitas y los comentarios — perdona que deje la nota aquí, pero no encontré otro lugar.

ojo humano dijo...

Gracias a ti por la visita. A los que pasen por aquí les recomiendo el blog "margen del yodo" (aurelioasiain.blogspot.com)

Alemama dijo...

Toyita, he leído lo que posteas y es muy bueno, la verdad es que ya que no hay barrios definidos, amigables y lleno de amigos y conocidos los malls han venido a suplir esos ambientes y a ofrecer un lugar de encuentro y convivencia, pero...¡nunca falta un pero!...no te van a dar una instancia así sin que pagues por ello y por eso está todo lo que encontrábamos tanto en los barrios como en el centro y "much more" en ellos, presentados en la forma más atractiva posible, apoyados por las últimas técnicas pscológicas para hacer consumir, que el mundo se va a acabar, y si no se acaba este fin de temporada, al menos debes conseguir ESE artículo que nos parece imprescindible cuando te gritan que es ahora o nunca da la impresión de que nunca jamás lo conseguirás, y caes redondita. Ahora lo que hago para librarme de la sugestión consumista es decirme: ya vendrá otro más bonito y cuando lo compre será lo último y esto lo penúltimo y no lo necesito. Y al siguiente demonio tentador la digo lo mismo hasta que ya estoy aburrida de ver lo mismo bajo aspectos nuevos. Pero cuesta.

ojo humano dijo...

oh, sí, querida Ale, cuesta decir que NO a tanta oferta espectacular.
Como un día me recetó un amigo para defenderme del supermercado, "anda siempre comida, así no te tentarás con nada suntuario".

Boris González dijo...

Me gustó tu blog, te felicito. Lo de la sátira, fabuloso.

Atte.,
http://elmirador44.blogspot.com/