16.9.08

De dieciochos y demases.


Hoy me di el tiempo de caminar por el barrio Estación Central.
La locura blanco-azul-rojo.
Donde miraba el mundo era de ese color, no exagero.

Y chinos, jóvenes, niños, mujeres, hombres chinos descargando camiones con rampa última generación (de camiones, digo, no de chinos, aunque también), comí, adivinen, ¡comida china!, rica la comida china pero tuve un problema, una terrible y vital dicotomía, la música. La música por todos lados no era china…¡ era colombiana!

Haberlo sabido antes, no es una conmemoración de los chinos, no señor, es de los colombianos ¿o no?



(la viñeta, gracias a el mostrador.cl)

2 comentarios:

AleMamá dijo...

jajajaaaaaa, ¡que güena y exacta entrada!

Bss

ojo humano dijo...

Si, puis, la pura y santa verdá.