7.8.08

A propósito de árboles.

He conocido los grandes almendros que elevan sus amplios y blancos brazos para deleite de las abejas. Y los enormes avellanos en los bosques de Gorbea. O el arce que enrojece en el patio de mi antigua casa.

Naranjos, hibiscos, boldos (para un sabroso mate), el eucaliptus para los bronquios y los iluminados aromos en el antiguo camino entre Mulchén y Collipulli. Pataguas, pinos comunes y de los otros, extraños como el magnolio lleno de flores y ninguna hoja, pero nunca vi un árbol como este de la foto (gracias a la agencia AP).

Un árbol de candados, representando al amor.
Lo llaman el árbol del amor.
Cada pareja de recién casados cuelga un candado en aquel árbol. Este simboliza la unidad férrea de la pareja, la fidelidad, y en él se deben escribir las iniciales de los dos miembros de la pareja y también se debe adornar con un lazo de color. Mientras esté allí su amor durará, según la tradición, según su fe o su compromiso


1 comentario:

AleMamá dijo...

¿De dónde sacas cosas tan bonitas como originales?
Buen signo este del candado.

Gracias por tus oraciones por mi vieja. Parece, toyita que estarás presente por este medio en muchos acontecimientos importantes de mi vida. Es bueno que existas. Gracias.