22.7.08

Historia misionera (1)

Les dijo a sus padres que se iría a un país lejano.
De misionera, les dijo.

Ellos la encerraron en una pieza llena de libros, Internet, skype, celular y todas esos adminiculos que tanto gustan a los jóvenes.
Puedes hacer misiones desde tu cuarto, no se hable más, le dijeron.

Ella escribió largos correos, viajó a través de la web por países que jamás había soñado, conversó con amigos, predicó a muchos que jamás vio y aprendió varios idiomas.

Sus padres estaban felices, ningún país tercer mundista les quitaría su hija.

Cuando por fin la puerta se abrió nadie habitaba la casa. Sus hermanos se habían marchado y los padres estaban muertos.

Ella regresó al cuarto.
Nadie volvió a verla, salvo por la pantalla de un PC.



(Por estos días Santiago parece -o lo es- una ciudad de humo)

1 comentario:

AleMamá dijo...

¡Uh!, Toyita, qué impresionante.
Está muy bien contado, pero ¡qué terrible! sí se puede hacer mucho con los medios tecnológicos, pero de un modo inhumano también.
Un abrazo