11.6.08

Las palomas de mi patio.


En el grácil vuelo de las palomas
Habita la fuerza del otoño que eleva y las ondea en el viento como una bandera.
Envueltas en ráfagas,
pasajeras de un laberinto
Danzan sin ritmo aparente.

El patio de nuestra casa
Se llena de círculos y música.

Mientras las miro
Las hojas del otoño procuran
Seguirles el compás
La alegría inventa la tarde
Y mi propia libertad.

2 comentarios:

Alemamá dijo...

¡Maravilloso, Toyita! de verdad muy lindo. Considero que hay cosas que el único modo de decirlas en en forma poética. El lenguaje normal se queda corto.
¡Bravo!

ojo humano dijo...

Como siempre me animas en este oficio poco rentable y tan gratificante. Más allá del poema, las palomas me acompañan cada día y a veces hasta llegan a mis pies buscando agua o migas. Son toda una comunidad vecina.
Gracias Ale. Mucho trabajo por estos días, estoy practicando eso del "sudor de su frente", en este caso de los dedos.
Un beso.