24.6.08

La palabra que contiene tu nombre.

Lo más seguro es que nunca viajaré a las estrellas (por lo menos en ésta, tal vez en la otra).

Sin embargo, la sola posibilidad que mis hijos, o mis nietos lo hagan me llena de una rara felicidad.

Nunca podré leer todos los libros, ay. Los ojos van disminuyendo la visión, horas dedicadas a otras tareas más rutinarias, tiempo, tiempo, tiempo.

Sin embargo, la sola posibilidad de extender la mano y hacer clik (este es un hallazgo) en algunos o abrir las páginas de otros y hojearlos hasta dejar en ellos la huella de mis dedos, no solo es felicidad sino la certeza de cumplir el círculo de alguien que escribió las palabras que solamente yo sé descifrar.

Días atrás una amiga me comentaba la soledad de los viajeros del Transantiago, hacinados en sus viajes de vuelta a casa, perdidos en la voz de los audífonos, cada uno un mundo, sumergidos en palabras que nadie sino solo ellos escuchan y los transportan a un lugar más amable, sonríen con la música.
Particularmente no me importa que vayan en silencio, todos estamos llenos de palabras, pensamos en palabras y el nombre de alguien nos llena de alegría. Repetimos ese nombre y ya no estamos solos o tristes, lo decimos bajito o un poco más fuerte caminando por los parques hacia la parada del bus y podemos soportar lo que viene, aun estos días que nos congelan los dedos.

Cada palabra encierra una imagen, un momento de vida, un resplandor.


(Para mi amiga de milicia: Cuando te nombro vuelves a estar aquí, vuelvo a verte caminando por Santiago con tu cartera fashion en una mano y el celular en la otra, con el auto en medio de la calle tratando de sobrevivir a una falla del motor o en ese día de la despedida, la euforia y las lágrimas, o la canción en la boda de la Marcel, todo uno con solo nombrarte cada día con el mismo amor con que te amamos.)<BR>
Como Borges lo dijo:

"Si (como el griego afirma en el Cratilo)

el nombre es arquetipo de la cosa,

en las letras de rosa está la rosa

y todo el Nilo en la palabra Nilo."






(el paisaje de chiloeweb)


3 comentarios:

Alemamá dijo...

No me creerás, pero el tema del nombre es todo un motivo de meditación para mi.
Cariños

ojo humano dijo...

Sí, definitivamente es un tema para profundizar. No en vano los antiguos buscaban el nombre de la criatura con tanto cuidado, independiente de las modas. El nombre era su bandera.

alida dijo...

Ojo, muy cierto cada palabra nos evoca una imagen alegre, por eso buscamos nombre bellos que nos traiga momentos dulces
Un gran abrazo de regreso