16.5.08

Elogio al gorro de lana.

En el plan de invierno mis amigas me dicen que me falta el correspondiente "gorro de lana", al que le cantaba con tanta gracia el folklorista aquel.

Sin duda alguna el gorro es un gran adminículo, usado y recreado por los grandes modistos, sin embargo nada como el de crochet tejido por nuestras madres, suegras o abuelis.

Por mi parte, a veces, en alguno de esos lluviosos inviernos, me he atrevido a tomar los palillos (de crochet, nada) y con una pizca de gracia, en realidad muy poca, he tejido alguno.

El gorro de lana tiene la particularidad de abrigar, decorar y cuando no queremos oír algo, hacernos como que no escuchamos.
Mi amiga L. dice que los más valiosos son de lana chilota o de alpaca, ella los colecciona, la pared de su dormitorio está llena de colorido. Por mi parte guardo uno desde el verano cuando fui al Sur, recuerdo del típico Angelmo;.

Por otra parte, un baile chilote amerita esta prenda, como el sombrero al huaso o la trapelacucha al mapuche.
Dicen que pronto viene la lluvia, estoy preparada.

1 comentario:

Alemamá dijo...

Me encantan los gorros; los he hecho, pero me da plancha ponérmelos. Me parece que uno anda con un letrero que dice....("casarme quiero" ya no, jeje) ¡aquí va una pintamonos! si seré, dijo el Chavo del Ocho.

En cuanto a ponerlos en una pared santiaguina, mejor que no, juntan polvo, smog ¡y posiblemente sea el hotel de una loxoceles letae! (araña de rincón)