4.2.08

Cielo.

La tierra está repleta de cielo,

Y todas las zarzas comunes arden por la presencia de Dios,

Pero solo el que vea se quitará el calzado;

Los demás se sentarán a su alrededor para arrancarle

los arándanos.



1 comentario:

Alemamá dijo...

Uy, Toyita, qué buenos pensamientos, impresionante: no hay peor ciego que el que no quiere ver, incluso lo más grande.
Un beso