1.12.07

Nunca es demasiado el amor.

No hay impreso de solicitud
para ser discapacitada.
Si lo hubiera,
no me imagino rellenando uno.

Es difícil vivir en este mundo.
Algunos me miran
como si fuera una criatura inútil.
Pero ellos no saben...
No saben
que son ellos quienes están perdidos,
que hago cosas que no pueden hacer.

En las calles
les llamo la atención.
Se me quedan mirando
como si hubiera caído del cielo,
unos con rostros compasivos,
otros con los ojos de la ignorancia.

Si veis una persona discapacitada,
no os burléis, pues.

Podría sucederos a vosotros
porque no hay impreso de solicitud.
Si lo hubiera,
no me imagino rellenando uno.



( momathemba mkandla, zimbabwe

la fotografía de cristián carvallo)

1 comentario:

Alemamá dijo...

A cualquiera le puede pasar. Nadie elige algo así, pero si te mandan la carga, te mandan la fuerza. Esa es mi confianza.