13.11.07

Consumo conspicuo (parte II)

La pobreza no es agradable.
Nadie lucha para llegar a ser pobre, hay personas que tiemblan de solo oír la palabra.
Algunos dicen que Jesús fue pobre lo cual es bastante inexacto. Si leemos los evangelios podremos observar que Jesús nombró un tesorero. ¿Por qué designar una persona a cargo de los recursos si éstos no existen?

Jesús pagaba impuestos como cualquier ciudadano que percibe ingresos.

Jesús trabajaba y me imagino que no lo hacía gratis, aun cuando no se enriqueció haciéndolo.

Hay algunos que eligen la pobreza como un voto. No me parece mal a menos que deseen que todos hagamos lo mismo. Como los bebedores, quieren que todos bebamos, bien democráticos ellos. Y ¿por qué los ricos no quieren que todos seamos ricos?

El lujo es mirado con cierta envidia y el bobo consuelo es que "los ricos también lloran". Riqueza, suntuosidad, suntuario, pomposo, caro, opulento, rico, ostentoso son alguno sinónimos.Abundancia de cosas no necesarias. Todo aquello que supera los medios normales de alguien para conseguirlo. Cosa muy buena o extraordinaria.
En fin, para pensar un rato

La vida cristiana propone la sencillez.

Adhiero a eso, aun cuando la belleza del lujo no me molesta.

Lejos esté de mí la envidia.


3 comentarios:

alida dijo...

Ojo, paso a saludarte, tremendo susto el de ayer, por el sismo se que estas lejos del lugar pero algo se sintió donde tu estas ¿si?
Un gran beso

ojo humano dijo...

Gracias por la preocupación.
Nosotros acá no sentimos nada pues está a bastantes kms.
En todo caso Chile es un paraíso, no tenemos un montón de desastres, pero sí temblores y terremotos frecuentes a lo largo del país.
Un beso.

Alemamá dijo...

Buen tema es este de la pobreza evangélica.
Yo creo que Jesús y la Sagrada Familia no fueron pobres casi miserables. No, tenian casa, taller, trabajo, un burro, etc. Lo que tu agregas es muy cierto, además tenían amigos ricos como Lázaro y sus hermanas. Necesariamente era así para tener mausoleo propio, y recibir ese montón de gente que acompañaba al Maestro, etc.

Nosotros debemos seguir a Jesús también en esto, ¿cómo hacerlo compatible? mi idea es que va por el desapego a los bienes, no para maltratarlos, al contrario, se cuidan, pero si faltan, paciencia y no rezongar contra Dios que lo permite, y si tengo ser generosa y vivir como si fuera prestado, que así es realmente.

Hay quienes deciden vivir la pobreza voluntariamente como un modo de parecerse al Maestro que no tenía dónde reclinar la cabeza y sacaba granos de trigo por el camino, pero fue por elección propia del Señor, creo, pues de lo contrario se hubiese quedado en Nazareth en su pega.

En fin, como siempre no se puede servir a dos señores. El término medio es complicado de conseguir por la seguridad que dan los medios económicos y el poder que reportan.

Un beso, amiga