15.8.07

Rojo.

Este ha sido el año del rojo.

No sé por qué pero la vida toda ha tomado ese color, el que detestaba de niña, mi madre con empalagoso acento afirmaba, te queda muy bien el rojo, te sienta de maravilla.
Y me regalaba suéteres, faldas, sombreros, horrible color de la sangre, la muerte, los animales heridos, mi pollita regalona víctima de algún virus desconocido, tirada en el patio, sin vida.
Como decía mi abueli, "la vida tiene muchas vueltas", y ¿quién diría que usaría el rojo con agrado?

Mi profe de Hermenéutica me enseñó la belleza de los tulipanes que cultivaba con esmero. Adivinen el color. Sip, eso, como los de la fotografía. Yo, provinciana que en la vida había visto tanta luminosidad en pleno invierno, me deslumbré.
Luego fueron unos zapatos de regalo (alguien me amaba, "a nadie le falta Dios"), taco delgado, blandos, cómodos, podía caminar cuadras y cuadras sin un dolor y eso es mucho decir porque casi todos los zapatos de tacón te dejan imposibles los pies.


Una puede cambiar. No sé qué tanto, pero los prejuicios pueden ser corregidos por algo o alguien que tiene la santa paciencia de ponerte atención. Si alguien te ama.


(los tulipanes son de lonna lisa williams)


1 comentario:

debora dijo...

Pero si el color rojo es hermoso a mi Dios, me a bendecido con una presiosa camioneta roja no cualquiera jajajaja y el rojo representa mucho en mi vida gracias Señor Jesus debora.